COCHES ELÉCTRICOS ¡YA!

Los automóviles eléctricos para uso privado podrían ser una realidad ahora mismo –año 2008- si no existieran poderosos intereses económicos que lo impidieran. Técnicamente se demostró su viabilidad con los modelos EV1 de General Motors, RAV4-EV de Toyota y Honda CRX EV Plus, todos lanzados al mercado en forma de alquiler a unos pocos políticos y personalidades sobre el año 1997. Consiguieron una automomía de 140 millas –unos 220 Km- a 120 Km/h de velocidad, antes de tener que recargarse de nuevo.  Suficiente para satisfacer las necesidades diarias de la mayoría de los conductores –y más, teniendo en cuenta que el RAV4 era un todoterreno- La carga de las baterías se podía realizar por la noche o en parkings públicos, con infraestructuras existentes –la red eléctrica- o sencillas de desarrollar e instalar –cargadores tipo parkímetros.

Pero esto supone una seria amenaza para la industria petrolera, ya que se estima que con un uso generalizado de los coches eléctricos por los usuarios particulares, se podría reducir hasta el 40 % del uso del petróleo –como explican en www.drivingthefuture.com –fomentando el uso de energía eléctrica producida por fuentes renovables, y cargando las baterías en valles de demanda, como las noches.

Esto lo han entendido muy bien en Israel y Dinamarca, apoyando su ambicioso plan de coches eléctricos a través de la empresa Better Place y su acuerdo con Renault-Nissan.
Pero para evitarlo hay compañias petroleras como la norteamericana Chevron, que tiene la patente de las baterías de NiMH –níquel metal hidruro- hasta el año 2014, y no permite su uso en coches completamente eléctricos –ver historia completa

Otras compañías presionan para fomentar el uso de biocombustibles, que por sí solos no son capaces de sustituir el petróleo, pero ya han provocado un drástico aumento del precio de los alimentos básicos en todo el mundo, esto es, HAMBRE para millones de personas de los países pobres, hasta el punto de que la ONU los ha declarado “un crimen contra la Humanidad”.

Otras empresas distraen la atención prometiendo coches con pilas de hidrógeno para dentro de 15 años, que aunque ya existe algún prototipo funcionando, en la práctica la producción y distribución de hidrógeno líquido sería muy costoso y peligroso –acuérdense del transbordador espacial Challenger-. Pero tampoco se les ve muy interesados, ya que un primer paso sería fomentar ahora el uso de coches con Gas Natural comprimido, cuya tecnología ya está suficientemente probada –hace años que existen autobuses y taxis a gas natural circulando en las grandes ciudades-

Todo sea por evitar las tecnologías eficientes, sencillas, baratas y probadas como los vehículos eléctricos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s